La mochila austriaca

blog economía

La mochila austriaca es un sistema es una alternativo al sistema de indemnizaciones por despido que se creó en Austria en 2003. Cada mes, los empresarios realizan aportaciones a un fondo que está a nombre del trabajador y que es gestionado por una entidad financiera (que invierte el dinero para ir sumando rentabilidad al fondo).

En caso de ser despedido, el trabajador podrá recurrir al dinero que ha generado su fondo y la empresa no tendrá que asumir en ese momento ningún coste de despido, porque ya ha ido realizando las aportaciones al fondo poco a poco. Además, si el trabajador no es despedido en ningún momento, podrá acceder a estos fondos para complementar su jubilación.

Ventajas

Las grandes ventajas de este sistema respecto al modelo español son:

  • Incentiva la contratación indefinida, puesto que el empresario no tiene ningún ahorro en costes por contratar temporalmente.
  • Aumenta la eficiencia del mercado de trabajo, porque permite que los trabajadores cambien de trabajo sin miedo a perder la antigüedad. En la actualidad,  cuando un trabajador lleva varios años en una empresa, no suele cambiar de trabajo aunque tenga ofertas mejores. Algunas personas no lo hacen por no salir de su zona de confort, pero otras no lo hacen partiendo de un pensamiento objetivo: Al llevar muchos años en su empresa, si las cosas se tuercen y lo despiden recibirá una indemnización de XXXX euros, pero si decide cambiar de empresa y la situación económica empeora y le despiden, recibirá muy poco dinero de indemnización (recuerda que el montante de las indemnizaciones se calcula en base a los años de antigüedad en la empresa).
    • Con el sistema de mochila austriaca esto no pasaría, porque el trabajador seguiría teniendo su fondo acumulado, y en caso de despido en la nueva empresa podría acceder a este.

Inconvenientes

¿Estamos ante el sistema perfecto? No, este sistema también tiene desventajas, aunque, como todo en la vida, estas también tienen soluciones.

Una de las principales desventajas es el coste de implantar el sistema. Si España decidiera implantarlo mañana, los trabajadores con mucha antigüedad no tendrían nada en su fondo por lo que estarían totalmente desprotegidos ante un posible despido. Sería una situación realmente injusta porque esos trabajadores han generado impuestos y cotizaciones durante años, pero al no haber estado implantado el sistema, no tienen nada en su fondo individual. La solución parece que ha caído del cielo: Los fondos europeos.

El propio banco de España estimaba que con 8.000 millones de los fondos europeos se podría hacer la transición al sistema de mochila austriaca, cifra irrisoria si se tiene en cuenta que España va a recibir  140.000 millones de los fondos NEXT GENERATION de los cuales 72.700 millones son a fondo perdido (como si nos toca el euromillón pero a lo bestia).

Otro de los inconvenientes de este sistema es que podría incentivar a los empresarios a despedir a los trabajadores que llevan mucho tiempo en la empresa, y que generalmente tienen un salario más alto, y contratar en su lugar a trabajadores jóvenes con un salario inferior y con ganas de comerse el mundo. Aunque este este posible inconveniente solucionaría otro de los grandes problemas del mercado laboral español (el paro juvenil), no es una situación deseable para nuestra sociedad.

Sin embargo, no es tan sencillo sustituir a trabajadores con experiencia con un alto grado de capital humano por otros sin esa experiencia. Y, aunque en algunos casos si se podría dar (como en los empleos menos cualificados) ahí tendría que estar el legislador para evitarlo. Hoy en día ya se prohíbe despedir a un trabajador por causas objetivos y contratar a otro en su lugar y la legislación laboral debería reforzar esa prohibición para evitar abusos.

Conclusiones

No obstante, una cosa es lo que teorizamos un papel y otra muy distinta lo que pasa en la realidad. Es posible que la mochila austriaca no solucione los problemas de empleo en España, o que sí los solucione pero cree otros. Lo que sí está claro es que nuestro mercado laboral tienen problemas muy serios y que no se van a solucionar con un poco de maquillaje.

Como describo en el post sobre la reforma laboral, si queremos acabar con la temporalidad tenemos que usar los incentivos adecuados con los empresarios. Y con este sistema de mochila austriaca, el empresario ya no tendría miedo de tener que pagar al trabajador en caso de despido, por lo que no tendría sentido que lo contratara temporalmente. Y el trabajador tendría un fondo acumulado desde el primer día, que podría usar en caso de ser despedido.

Pero las bondades de este sistema no las he descubierto yo, ya que en mayo de 2021 el Banco de España ya recomendó implantar este sistema en nuestro país usando los fondos europeos. A pesar de ello, en casi ninguna de las sesiones parlamentarias se ha mencionado el tema…

3 comentarios en «La mochila austriaca»

  1. Buenas Juanjo,
    Lo primero agradecerte este post,ya que personalmente yo desconocía este sistema. Me surge la siguiente duda al respecto,¿No crees que otro inconveniente podría ser el mayor coste que tendría que asumir el empresario por cada trabajador? Ya que, además de tener que pagar las cotizaciones sociales y los salarios,tendria que sumar la parte que destina a esta «mochila». Aunque es cierto, despedirlo no sería costoso y facilitaría la contratación indefinida,pero si no lo despide…todos los meses el coste de los trabajadores sería mayor.
    Muchas gracias de antemano.
    Un saludo,
    Saray.

    1. Buenos días Saray.
      Efectivamente, aquí nos encontramos con otro de los inconvenientes del sistema (posiblemente el que causa más discusiones políticas).
      Actualmente la indemnización por despido objetivo es de 20 días por año trabajado. Si los empresarios tuvieran que ir aportando esa cantidad al fondo de cada trabajador, sería un coste inasumible para ellos. Así que el Banco de España propone que reducir esa cantidad a unos 10 días para que sea un coste más asumible por la empresa. Esto tendría ganadores y perdedores:
      – Los indefinidos que son despedidos tendrían una indemnización más pequeña en caso de ser despedidos. Se puede solucionar ampliando el número total de meses que se cobran en caso de ser despedido (que el montante máximo pase de 12 a 24 meses por ejemplo), aunque supondría más coste empresarial.
      – Los indefinidos que quieran cambiar de trabajo pueden usar su mochila en el futuro (no la pierden como en el sistema actual) y si no la usan la tienen disponible para la jubilación.
      – Los empresarios asumen más costes que en el sistema actual (El Banco de España propone usar los fondos europeos no solo para el gran fondo inicial que hay que crear, sino también para dar ayudas a los empresarios durante los primeros años)
      – Los trabajadores jóvenes salen ganando porque están contratados indefinidamente desde el primer día y acumulando mochila.
      Como conclusión, el sistema no es ni mucho menos perfecto. Los empresarios tendrían que asumir más costes y los trabajadores que en algún momento sean despedidos recibirán un poco menos. Por contra los que no son despedidos acumulan mochila y provoca una mejor asignación de recursos al poder cambiar los trabadores hacia las empresas que mejor condiciones les ofrecen sin temor a estar desprotegidos.
      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.