La inflación: Causas y soluciones

blog economía

¿La inflación se veía venir?

El INE ha publicado el dato adelantado del índice de Precios de Cosumo (IPC) interanual del mes de marzo, situando la inflación en el 9,8% (dato más alto desde 1985).

Como bien saben mis alumnos de oposiciones de la academia The Globe, somos muchos los economistas que llevamos tiempo avisando de que los fuertes estímulos monetarios que estaba llevando a cabo el BCE debían reducirse lo antes posible.

Estos estímulos se iniciaron en 2016 para ayudar a superar la crisis financiera de 2008 y se aumentaron en 2020 para superar la crisis derivada del COVID-19. Cumplieron bien su función puesto que ayudaron a estimular el consumo y la inflación, pero desde principios de 2021 ya podían haberse empezado a retirar. Aunque seguían impulsando el crecimiento, el fantasma de la inflación ya se veía venir tal y como publiqué en la primera entrada con la que inauguré este blog.

Evidentemente, el aumento del gasto público que ha llevado a cabo el gobierno español en los últimos años tampoco ha ayudado a contener la inflación. Aunque su intención era impulsar el consumo y la inversión para salir de la crisis, ha contribuido a la inflación española esté por encima de la media de la eurozona (7.6% frente al 5.8% de la eurozona en febrero).

No obstante, no quiero ser ventajista. Aunque he sido muy pesado con este tema, ni en mis peores sueños me podía imaginar una inflación tan alta (en mis estimaciones situaba la inflación en el 3.5- 4%). Sin duda, el principal causante de la situación actual lo podemos encontrar en la subida tan desorbitada que ha tenido la energía desde mediados de 2021 y que se ha visto acentuada con la guerra de Ucrania.

Pero, muy a pesar de lo que algunos gobernantes nos hacen creer, la guerra y los combustibles no tienen toda la culpa. La inflación subyacente, que no tienen en cuenta los productos volátiles como la gasolina y la electricidad, se sitúa en el 3,4%, por lo que el problema no se va a solucionar simplemente con el fin de la guerra y la bajada de la gasolina y la electricidad.

Por cierto, la inflación subyacente no se sitúa en ese nivel desde 2008. ¿Nos suena de algo ese año?.

Recetas contra la inflación

Llegados a este punto la pregunta del millón es ¿Cómo solucionamos el problema? Desde ya te adelanto que la respuesta no te va a gustar. La inflación es para la mayoría de la población como un fantasma: nadie sabe muy bien lo que es ni como funciona, pero todo el mundo le tiene miedo.

Las medidas clásicas para reducir la inflación son claras: Hay que realizar políticas monetarias y fiscales restrictivas/contractivas que lleven a reducir la demanda agregada:

  • Políticas monetarias restrictivas: Subiendo los tipos de interés y reduciendo la cantidad de dinero en circulación.
  • Políticas fiscales contractivas: Aumentando impuestos y reduciendo el gasto público.

El auténtico problema es que este tipo de medidas, además de reducir la inflación, reducirán también el crecimiento económico bajando el PIB, el empleo y la renta disponible. Por tanto no son medidas agradables para ningún gobernante, lo cuál explica en parte que no las empezaran a aplicar a mediados de 2021, cuando el crecimiento económico era robusto y podíamos habernos permitido crecer un poco más despacio.

Pero ahora, nos encontramos con una guerra en Ucrania que va a reducir el crecimiento económico de toda Europa y que amenaza con una nueva recesión en nuestro país. Por tanto puede que las medidas económicas clásicas no sean la receta adecuada en tiempos de bajo crecimiento y tengamos que explorar recetas “extraordinarias”.

A pesar de ello, el BCE ya ha anunciado que va a subir los tipos de interés y que reduce la cantidad de dinero en circulación. Su objetivo es intentar atajar la inflación (que en la eurozona se sitúa en torno al 6%) mientras Europa siga creciendo en virtud del ciclo alcista que vivimos tras la caída de la producción que supuso el COVID-19.

No obstante, si el crecimiento sigue bajando el propio BCE ha explicado que cambiará esta hoja de ruta, pues el riesgo de estanflación está muy presente. ¿Qué es la estanflación? Un fantasma mucho más oscuro que la inflación y que analizaré en la próxima entrada del blog.

1 comentario en «La inflación: Causas y soluciones»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *